Origen de los pantalones caídos

   

Las modas son una realidad efímera que definen una determinada época, estilos o hábitos que se popularizan entre los individuos que conforman una determinada sociedad en función de la cultura y las influencias que predominan.

Hoy en día, resulta divertido ver las caras y las afirmaciones que muchos profieren al ver la tendencia extendida entre nuestros jóvenes; llevar los pantalones por debajo de la cintura enseñando la ropa interior. Una moda extraña cuyo origen y significado desconocen los protagonistas.

Su origen parte de los EEUU, donde las prisiones proporcionaban pantalones de talla única sin cinturón a los reclusos que, en la mayoría de los casos, se veían obligados a llevarlos caídos porque la talla era muy superior en relación a su constitución. Cuando obtenían la libertad, fueron los primeros en llevar los pantalones caídos por la calle como símbolo de dureza, de temeridad y de hombría. La atracción y el fervor que provocó, especialmente entre los jóvenes, hizo que se extendiera paulatinamente a distintos países, incluido el nuestro. 

Resulta preocupante como la sociedad cada vez más adopta un comportamiento camaleónico que elude el razonamiento objetivo, la independencia y el criterio propio. Una realidad que genera situaciones anodinas pero que, en ocasiones, se extrapola a sucesos de extrema gravedad como, por el ejemplo, el consumo de drogas. 

¿Qué opinas? ¿Crees que esta tendencia es comparable con las modas de años anteriores? ¿Piensas que nuestros jóvenes son conscientes e independientes en la toma de decisiones? Si piensas que se trata de un signo de dependencia, ¿crees que la situación puede ir más lejos y sumergir a los jóvenes en dinámicas perjudiciales?

Imagen: guiahombres

¿Te ha gustado la publicación? Si tu estancia por aquí está satisfaciendo tus expectativas y crees que soy merecedor de un pequeño reconocimiento, puedes contribuir en mi bienestar invitándome a una botella de agua de litro y medio que beberé a tu salud mientras escriba contenido para ti. Sí, lo sé. Lo normal es invitar a café, a cerveza o a bebidas con gas, pero soy demasiado simple, jeje. Si te animas sólo tienes que pulsar sobre la botella de agua y seguir unos sencillos pasos. ¡Muchísimas gracias! :-)

Artículo escrito por Gabriel Blanch

Siento debilidad por el ser humano, amo la escritura y me gusta emprender proyectos. Consciente de la relación entre mis grandes pasiones, he decidido fusionarlas para transmitir ideas que enfaticen el sentido de nuestra existencia y caminemos juntos por los senderos de la felicidad.

Entradas relacionadas

  • No hay contenidos relacionados